viernes, 16 de marzo de 2012

Perros y collares

La Tribuna de Talavera, 16 marzo 2012

Veo los mismos modos, las mismas cohortes de encorbatados estirando el gañote para salir en las fotos de cortes de cintas, pasacalles e inauguraciones varias. Veo los mismos modos en los medios de comunicación, el vasallaje al poder, el no molestar y amoldar el calificativo al gusto del jefe de gabinete de turno. Veo que en la corte ya se han adaptado al tran tran, al toque cansino del balón en el centro del campo, en el tránsito de eso de la herencia recibida a la espera de los brotes verdes que no aciertan a asomar esta primavera cabrona, seca y extraña. Observo que los indígenas ya nos hemos acostumbrado, que ahora tocan estos, que ya se llevaron bastante los otros. Es posible que aún alguien piense que va a ser distinto. No. Se equivoca. El objetivo es el poder, no hay más allá. A partir de él se montan las estructuras de clientelismo, de los amigos, de la familia. Esto es España, Castilla-La Mancha, Talavera de la Reina. Lo mismo da. No hay crítica. El periodismo, la opinión, tiene que comer, y alguien tiene que echar la postura. Los agentes sociales, los antaño abajofirmantes, volverán a abajofirmar en cuento sea necesario. Es cuestión de tiempo. Esta región, Castilla-La Mancha, es un iceberg que se va deshaciendo en su pantano grasiento, donde el régimen de antes deja paso al régimen de ahora, con presidenta ausente y gobierno de 2ª B, como el Puertollano o el Toledo, o de preferente regional como el Talavera. A juego. No veo a Mas o a López o a Monago en funciones de presidente ausente, de bolos o lo que se tercie, con el déficit brutal, sin pagar ni a Dios, recortando sanidad, educación y todo lo que se mueva, con la gente, ésa que vota, rebuscando en los contenedores de basura. No. Hay poco respeto hacia Castilla-La Mancha, pero en el fondo no importa. Nos difuminamos, cruzamos la mayor sequía de los últimos cien años pero nadie dice nada sobre el trasvase que se nos lleva el Tajo. Sacaremos a las vírgenes, nos pondremos la peineta y la mantilla y esperaremos que el cielo provea. En el fondo somos una panda de paletos. Los que valen ya se han ido a Madrid; o a Murcia y Alicante. En la radio pública echan pasodobles, que es lo que entienden en Madrid que quiere y es Castilla-La Mancha. Y que quizá, sea..

3 comentarios:

Fernando Cámara dijo...

Si Miguel. Se cambian de collares pero son los mismos perros o parecidos. Es lo que hay. Al final, ni ideología ni na de na, todos cuando llegan se parecen mucho, es lo que quieren, y cuando ganan, parece que les toca la lotería. Al poco todo se entiende mucho mejor. Tu comentario, muy bueno, como siempre.

Anónimo dijo...

Yo veo a este gobierno regional de madrileños becarios en prácticas, como a un tartufo semiprofesional que las tardes de domingo se dedica a entretener a asilados viejos desahuciados de ojos hueros, con la esperanza de que su jefe pronto lo traslade al departamento de administración o al de contabilidad de la empresa. Efectivamente, se trata del poder por el poder; nada más. ¿Por qué no cerramos esto de la JCCM si al final nos gobierna un orondo tecnócrata alemán, que mueve los hilos que sustentan a esos lacerantes tartufos? Como siempre, gracias Miguel. Beltrá Tocinete.

Anónimo dijo...

Quiso el destino que el pasado martes coincidiera en la carretera de Toledo, con uno de esos consejeros que viene cada día de Madrid, en el atasco de entrada a la capital de este maltrecho reino. Le seguí. Cuando aparcó el coche, bajó tan aprisa como en su día subía a un erre doce el Vaquilla. Va a cumplir su jornada - pensé- y, por la tarde, de vuelta a Madrid; quizás hoy, como ha llegado tarde, tenga que retrasar la cita de las ocho en el Café de Oriente. ¿Para qué sirve un consejero hoy en esto que llamamos Castilla-La Mancha? ¿Necesitamos gente que fiche o gente que luche? Un saludo. Otro anónimo.